¿Protección contra la inflación?

Por Sergio Tricio


En Chile y el mundo ha sido evidente el aumento en los precios de diferentes productos, impulsado en gran medida por los problemas en la cadena de abastecimiento a raíz de la pandemia, y a su vez, por los enormes planes de estímulos que han impulsado las principales economías del mundo.


En este contexto, en las materias primas, solo en lo que va del año (5 meses), hemos visto incrementos de precios impresionantes.


Madera +87%

Carne de cerdo +65%

Maíz +36%

Cobre +32%

Café +22%


Sin embargo, lo que suele tener siempre un gran impacto en la inflación son los precios de la energía, de la mano del comportamiento de los precios del petróleo WTI que sube en lo que va del año un 37%.

Las cifras recientes de inflación en EE.UU. preocupan, obviamente por el impacto que tiene la inflación en la economía, pero también por el impacto que tendría en los mercados, ya que, si se comienza a elevar de manera muy acelerada la inflación, llevaría a que la Reserva Federal se vea en la obligación de subir los tipos de interés, lo que tendría consecuencias negativas para los mercados.


En este contexto ¿Qué podríamos hacer para protegernos contra la inflación? Es lo que trataremos de responder en la presente columna.


Si quieres saber más, entra a capitaria.com, déjanos tus datos y te contactaremos para responder tus preguntas.




¡Ahora sí que sí!


Muchos han estado esperando que la inflación aumente desde la crisis subprime del año 2008-2009, esto a raíz del considerable aumento del balance de la Reserva Federal, que ha hecho todo lo posible por estimular la economía y generar inflación, pero controlada. Esto no ha sido posible hasta ahora, en que los estímulos tanto monetarios, como fiscales, han sido insuficientes para generar un impacto real que permita estabilizar la inflación en el objetivo del 2% anual.


De hecho, durante los últimos 10 años, la inflación de EE.UU. se ha mantenido sostenidamente bajo el 2% anual, lo que llevó a la Reserva Federal, en palabras de su presidente Jerome Powell, a permitirse una inflación por sobre la meta por un tiempo considerable, sin la necesidad de retirar los estímulos para impulsar el crecimiento y el empleo.


Por ese motivo, no debería llamar mucho la atención que el último registro de la inflación anualizada del 4,2% al mes de abril, aún no genere un impacto dramático en el mercado, ya que en cierta medida era deseado por la Fed. Si bien esta cifra es la mayor desde el año 2008, debería ser transitoria en las mismas palabras de las autoridades de la Reserva Federal.


Sin embargo, a raíz de las últimas minutas de la Reserva Federal conocidas en mayo, en palabras de muchos de sus miembros habían pedido que, si los datos macro mejoraban, se abriera el debate del tapering a partir de la reunión de junio. Señales concretas, que reafirman la contención de las presiones inflacionarias, en la medida que sigan aumentando los precios, para comenzar a evaluar el retiro de los estímulos monetarios.





La mejor cobertura contra la inflación


En Chile es bastante conocido que, para protegernos contra la inflación, nos deberíamos indexar a algún instrumento que esté valorizado en UF, generalmente, instrumentos de renta fija.


En EE.UU. estos instrumentos que protegen de la inflación son los denominados TIPS (Treasury Inflation-Protected Securities), que son bonos emitidos y garantizados por el Gobierno de Estados Unidos.


Sin embargo, el instrumento que históricamente ha sido más utilizado para protegerse de escenarios inflacionarios, ha sido el oro, porque el poder adquisitivo del metal amarillo no puede ser degradado por los bancos centrales imprimiendo cantidades cada vez mayores de moneda. Y a diferencia de los depósitos bancarios, la tenencia de oro no conlleva un riesgo de incumplimiento de pago.


En consecuencia, al cotizarse el oro en dólares, va a estar determinado su valor en gran medida en función del valor del billete verde. Si el dólar cae, el precio del oro sube, mientras que, si el valor del dólar cae, el oro sube. Además, los escenarios de incertidumbre y riesgo en la economía, también juegan un papel importante en el precio del metal amarillo.


En consecuencia, a raíz de la pandemia del coronavirus, desde marzo del año 2020, el precio del oro tuvo un incremento de precios importante, al subir desde el entorno a los US1.500 la onza, hasta el máximo de agosto del mismo año en los US$2.070 la onza, dando cuenta de la debilidad del dólar, la incertidumbre económica y los enormes planes de estímulos que volvieron a generar expectativas de que podría volver el fantasma de la inflación.


grafico precio del oro

Fuente: Capitaria


En el gráfico anterior se puede observar el comportamiento del oro, que después de alcanzar un máximo histórico en los US$2.070 la onza, hemos podido presenciar una fase de consolidación en forma de “canal bajista” el cual estaría llegando a su fin con la ruptura al alza reciente. En una perspectiva más amplia, tras el fuerte repunte del oro hasta los máximos históricos y posterior corrección, también podría ser considerado como una “bandera”, que desde el punto de vista chartista, tiene una clara perspectiva alcista de cara al futuro.


Como hemos mencionado en otras oportunidades, siempre es importante tener en consideración el análisis fundamental y el análisis técnico. Desde la perspectiva de los fundamentos, los enormes estímulos económicos, deberían seguir impulsando los precios de los activos y las materias primas en particular, mientras no exista una declaración tajante por parte de la Reserva Federal que pudiera frenar esas perspectivas inflacionarias. En ese contexto, el oro podría seguir ganando terreno, como lo ha hecho en el pasado ante las expectativas de aumento en los precios.


Desde un punto de vista técnico, la tendencia bajista reciente ha llegado a su fin, por lo que existiría bastante espacio para que el oro pudiera volver a buscar sus máximos históricos del año pasado. En su minuto, varios analistas y equipos de research a nivel global, hablaban de la posibilidad que el oro pudiera encumbrase hacia los US$2.200 a US$2.300 la onza. Creemos que es totalmente posible y solo debemos darle tiempo al tiempo.



¿Y por qué no un poco de plata?


En el contexto actual, de recuperación económica y de reales posibilidades que llegue la inflación, quizás una mejor alternativa pudiera ser la plata, ya que además de ser considerado como metal precioso, al igual que el oro, en el caso de la plata, tiene mejores características para el uso industrial, por ende, tendría una doble función en un escenario como el actual.


Hace poco tiempo, en medio de la euforia generada por los usuarios de la red social Reddit y el éxito obtenido en su apuesta por Gamestop, el conjunto de inversionistas individuales que se agrupan, puso su foco en la plata. Sin embargo, al tratarse de un instrumento financiero mucho más líquido y de mayor relevancia en los mercados internacionales, no lograron superar el gran escollo que presentaba la plata desde hace un tiempo en los US$30 la onza.


La lógica de inversión de los usuarios de Reddit detrás de la plata tenía y sigue teniendo mucho sentido, ya que, analizando el comportamiento pasado de ambos metales preciosos, hoy existiría un potencial mucho más alcista para la plata. Históricamente se ha analizado la relación Oro/Plata, que en el peak anterior del año 2008 alcanzó un nivel de 38,8 veces, tuvo un máximo en la posterior caída de ambos metales preciosos de 84 veces y ahora se ubica en 68,4 veces. Si nos remontamos a los máximos del año 2008, la plata debería situarse con tranquilidad sobre los US$40 la onza.


En ese sentido, se abriría una enorme posibilidad de trading, en caso de que la plata logre superar la barrera de los US$30 la onza, que en estos momentos es la gran resistencia que frena mayores avances. Si ambos metales preciosos mantienen la trayectoria alcista actual, apoyada en los fundamentos, solo faltaría el gatillante técnico para la plata, en caso de romper los US$30 la onza.

oro y plata commodities

Conclusiones


En estos momentos existen riesgos inflacionarios que es necesario seguir de cerca. Sin embargo, la función de los bancos centrales es protegernos frente a esta posibilidad y si bien la Reserva Federal aun no da señales concretas de un cambio en su discurso, podríamos estar cerca, en la medida que los precios sigan en aumento.


Independiente que la inflación aumente o sea solo un riesgo, las expectativas construyen realidad y los inversionistas han seguido apostando por los metales preciosos. Creemos que existe un buen potencial alcista en el caso del oro y la plata, con mayor atractivo en el caso de que la plata supere los US$30 la onza.


Seguiremos atentos a las cifras de inflación, especialmente de EE.UU. y buscando oportunidades de trading en el oro y la plata, apoyados en indicadores técnicos de corto plazo, siempre controlando el apalancamiento y acotando las perdidas en caso de un cambio de dirección.



¿Quieres aprovechar los movimientos del mercado?

En Capitaria puedes hacerlo en 3 simples pasos:

  • Crea tu cuenta sin costo

  • Deposita los fondos a invertir

  • Opera en el mercado financiero con un solo click 📈

Si quieres saber más, entra a capitaria.com, déjanos tus datos y te contactaremos para ayudarte a empezar.


¿Vas a seguir siendo un espectador? 🤔



Group 10.png

Newsletter

semanal

gratuito

Informativo, ingenioso y con todo lo que necesitas para comenzar tu semana

side banner 5 ventajas.png
logo Capitaria black.png

Estamos en la misión de empoderar a las personas para que tomen el control de sus inversiones entregándoles educación constante, información oportuna y una plataforma para que en un click puedan acceder a los mercados del mundo

Guías