Cobre: ¿El nuevo Petróleo? ⛏👉🛢

Por Sergio Tricio


El pasado 13 de abril el banco de inversión Goldman Sachs dio a conocer una alentadora notica para Chile y Perú a través de su análisis de commodities denominada: “El cobre es el nuevo petróleo”.


Nosotros pudimos tener acceso a este informe de 31 páginas en donde se hace un extenso análisis para argumentar que el cobre podría llegar a los US$6,80 la libra para el año 2025.

El banco de inversión afirma que "El cobre será crucial para lograr la descarbonización y reemplazar el petróleo con fuentes de energía renovables, y el mercado actualmente enfrenta una crisis de suministro que podría elevar el precio en más del 60% en cuatro años".


En momentos económicos y políticos complejos para Latinoamérica, el cobre podría transformarse en un salvador de cara a los próximos años.


Si quieres saber más, entra a capitaria.com, déjanos tus datos y te contactaremos para responder tus preguntas.




Cambios estructurales en la matriz energética


En el último año hemos visto crecimientos impresionantes de algunos activos como Tesla y los ETF de energías renovables, lo que da cuenta del interés que existe actualmente por otro tipo de energías, que cambiarán por completo la matriz actual liderada por los combustibles fósiles. En el mismo período, hemos visto el declive del petróleo, que en pandemia, se vio fuertemente afectado por algunos momentos.


A continuación, podemos observar el comportamiento de los últimos 15 años entre el petróleo y el cobre. El super-ciclo de las materias primas de la década del 2000 tuvo un pick para el precio del petróleo durante el año 2008, mientras que el peak del precio del cobre ocurrió el año 2011.



precio historico cobre

Fuente: Investing.com



Como se puede observar en el gráfico adjunto, el año 2008 el precio del petróleo superaba con creces el impulso del cobre, mientras que para el año 2011, el comportamiento de ambas materias primas era bastante parecido. En el momento actual, se puede apreciar de manera muy clara, como la caída del petróleo ha sido evidente, con una recuperación parcial, mientras el cobre se encamina a superar sus máximos históricos previos.


El cobre tiene las propiedades físicas necesarias para transformar y transmitir estas fuentes de energía a su estado final útil, como mover un vehículo o calentar una casa.

En ese sentido, los metales están en el corazón del nuevo superciclo de las materias primas, y la demanda verde estará en el corazón del repunte de los precios de estos commodities.


Las propiedades físicas de los metales de transición (aluminio, cobre, litio, cobalto) los hacen críticos para transformar la base de nuestro sistema energético lejos de los hidrocarburos hacia fuentes sostenibles. Sin embargo, las implicaciones precisas de esta transición a cero emisiones netas todavía no están 100% entendidas.


Es altamente probable que los mercados aún no hayan incorporado estas favorables expectativas de manera explícita en la demanda de metales en una forma más amplia.


cobre y electricidad

¿Por qué el cobre es clave para la electrificación?


Para comprender el papel central que desempeñará el cobre en la próxima revolución verde, es importante comprender cómo su estructura química única le confiere una variedad de propiedades útiles.


El cobre es un metal de transición con una sola elección de valencia, lo que le otorga propiedades que hacen del cobre el primer mejor material asequible para su uso en cables, baterías, transistores e inversores, todas tecnologías clave en el camino hacia el cero neto.


Ductilidad

El cobre es un metal dúctil, es decir, se puede enrollar en láminas y enrollar en cables sin romperse.


Conductividad eléctrica

Los electrones deslocalizados en el cobre pueden moverse libremente a lo largo de la matriz de iones en 3 dimensiones y, lo que es más importante, pueden cruzar los límites de los granos, lo que permite que la carga fluya a través del metal fácilmente.


Conductividad térmica

Los electrones captan la energía térmica a medida que pasa energía cinética adicional a lo largo del material.


Baja reactividad

El cobre es de baja reactividad, con mínima corrosión del metal debido a una capa protectora natural que se forma durante la oxidación, similar al acero inoxidable. Sin embargo, el acero inoxidable es sustancialmente menos dúctil y su conductividad térmica es 30 veces peor que la del cobre.




cobre y energias limpias


Algunos de los usos que impulsarán la demanda serán:


Turbinas eólicas

La demanda de cobre en la energía eólica representará el 20% de la demanda verde y se espera que la intensidad del cobre crezca a medida que los proyectos marinos que requieren el doble de cobre se vuelvan más frecuentes.


Vehículos eléctricos

Tienen más de 5 veces el cobre de los vehículos ICE y para finales de la década representarán alrededor del 40% de la demanda de cobre verde.


Paneles solares

El cobre es clave para la eficiencia y el rendimiento de los paneles fotovoltaicos y, gracias a su rápido descenso en el costo y la implementación, serán el segundo impulsor de la demanda ecológica después de los vehículos eléctricos.


Almacenamiento de energía

En los vehículos eléctricos, el cobre se utiliza principalmente para baterías y, en el futuro, el desarrollo de sistemas de almacenamiento de energía en la red representará un riesgo alcista clave para la demanda de cobre verde.




Oferta y demanda: la clave para valorizar las materias primas


Goldman Sachs estableció un modelo de demanda ascendente, estimando que para el año 2030, en un escenario base, la demanda de cobre crecerá casi un 600% a 5,4 millones de toneladas. Mientras que, en un escenario optimista, en el caso de una hiper adopción de tecnologías verdes, la demanda aumentaría un 900% a 8,7 millones de toneladas.


Se estima que, para mediados de la década, este crecimiento en la demanda verde por sí sola igualará y luego superará rápidamente la demanda incremental que China generó durante la década de 2000, precisamente la época en que las materias primas vivieron un superciclo y el cobre alcanzó un máximo en los US$4,6 la libra.


Esto permitiría que la década de 2020 sea la fase de crecimiento más fuerte de volumen en la demanda mundial de cobre en la historia.

Estas favorables expectativas de demanda, no han sido acompañadas por la oferta, en consecuencia, el mercado del cobre tal como se encuentra actualmente no está preparado para este entorno de demanda.



El mercado ya está apretado debido a que los estímulos pandémicos (particularmente en China) han apoyado un resurgimiento de la demanda, frente al estancamiento de las condiciones de suministro.


A pesar de que los precios del cobre se han recuperado un 80% durante los últimos 12 meses, aun no se ha concretado la aprobación de proyectos totalmente nuevos. El coronavirus solo ha agravado esta dinámica, creando suficiente incertidumbre para congelar las decisiones de inversión de las empresas.


Esta combinación de demanda creciente y oferta rígida ha reforzado las condiciones actuales de déficit y presagia grandes déficits hacia mediados de la década.

Esto debería ocurrir porque el cobre es un producto predominantemente de ciclo largo. Se necesitan de 2 a 3 años para ampliar una mina existente y puede demorarse hasta 8 años para iniciar un nuevo proyecto totalmente nuevo. Este largo tiempo de espera para la mayor parte del suministro de cobre, combinado con la resistencia del sector minero hacia nuevas inversiones de capital, deja al mercado del cobre sin ninguna claridad que pueda asegurar el suministro necesario para satisfacer la demanda de cara a la segunda mitad de la década.


¿Cómo afectan los factores externos como el precio del cobre y los factores locales en Chile en el precio del dólar? Entérate de todo este miércoles 5 de mayo en nuestro evento online.


Regístrate aquí 👇:

precio del cobre y dolar en chile


Conclusiones


El cobre se encamina a registrar un nuevo máximo histórico, impulsado por la caída del dólar, los estímulos monetarios y fiscales, sumado a las expectativas de un cambio drástico hacia la electrificación de la matriz energética.


En este contexto, el banco de inversión Goldman Sachs, al igual que otras instituciones similares han insistido en la posibilidad que el cobre sea el nuevo petróleo. Sus estimaciones apuntan a un precio del cobre en torno a los US$6,8 la libra para el año 2025.


Estas son muy buenas noticias para Chile y Perú, que a raíz de la pandemia, el contexto social y político, podría fomentar el crecimiento a través de la inversión minera, que finalmente se transmite por diferentes vías al resto de sectores económicos.



¿Quieres aprovechar esta tendencia en el mercado del Cobre?

En Capitaria puedes hacerlo en 3 simples pasos:

  • Crea tu cuenta sin costo

  • Deposita los fondos a invertir

  • Opera con el CFD de los futuros del cobre y con el USDCLP y USDPEN con un solo click 📈

Si quieres saber más, entra a capitaria.com, déjanos tus datos y te contactaremos para ayudarte a empezar.


¿Vas a seguir siendo un espectador? 🤔



Group 10.png

Newsletter

semanal

gratuito

Informativo, ingenioso y con todo lo que necesitas para comenzar tu semana

side banner 5 ventajas.png
logo Capitaria black.png

Estamos en la misión de empoderar a las personas para que tomen el control de sus inversiones entregándoles educación constante, información oportuna y una plataforma para que en un click puedan acceder a los mercados del mundo

Guías